Ciencia y tecnología
Trending

¿Por qué los jugadores de fútbol se llevan las manos a la cabeza cuando algo sale mal?

Cristiano, Messi y Neymar lo han hecho, probablemente hasta tú lo has hecho viendo los partidos del mundial.

manos a la cabeza
FOTO: The New York Times

El fútbol es un deporte muy emocionante, tanto para quienes están en la cancha como para los que ven lo que ocurre en la tribuna, por televisión o por internet. Por eso, no es extraño que ciertos gestos o expresiones provocados por eventos positivos, como un gol o una jugada vistosa, y negativos, como un penal fallado o una oportunidad clara de gol desaprovechada, se repliquen entre jugadores e incluso en el público. Uno de los más comunes se presenta ante los eventos negativos y consiste en llevarse las manos a la cabeza.

Si has seguido la Copa Mundial de la FIFA  Rusia 2018, seguro lo has visto en varias ocasiones. Lionel Messi lo hizo, al igual que Cristiano Ronaldo. Probablemente hasta lo has hecho tú mismo al asistir o sintonizar los partidos.

¿Sabes por qué te llevas las manos a la cabeza?

La respuesta tiene poco que ver con fútbol y todo que ver con la ciencia, de acuerdo con una reciente publicación de The New York Times.

En 1981, el zoólogo Desmond Morris dio a conocer un estudio sobre el deporte titulado The Soccer Tribe, el cual incluyó la reacción de llevarse las manos a la cabeza en su investigación.

Según el experto, este gesto tiene una función de autoconfort, de “autocontacto”,  que responde a la necesidad de un abrazo tranquilizador cuando no se tiene a nadie disponible inmediatamente para ofrecerlo.

El texto de Morris destaca que esta acción no sólo se presenta en los seres humanos, sino también en los primates.

¿Por qué nos llevamos las manos a la cabeza en lugar de simplemente abrazarnos a nosotros mismos?

Dacher Keltner, psicólogo de la Universidad de Harvard, explicó en un análisis de 1996 sobre las reacciones emocionales que cuando los seres humanos nos sentimos amenazados o somos sorprendidos, instintivamente nos llevamos las manos a la cabeza para “protegerla”. Es algo casi automático.

“Si escuchas un ruido súbito muy fuerte, por ejemplo, tu cerebro piensa que algo podría golpearte la cabeza, así que la cubres para protegerla”, explicó, también agregó que esta reacción puede ir acompañada de “sutiles complementos”, como mirar hacia arriba.

“Cuando uno se siente asombrado, mira al cielo, sea religioso o no”, como tratando de encontrar una explicación a un evento catastrófico, dijo Keltner. Otras personas tienen otras reacciones como taparse los ojos, los oídos o la boca.

Finalmente, la publicación de The New York Times apunta a que esto es replicado por otros jugadores e incluso por los espectadores gracias a su empatía, como ocurre cuando alguien en el público comienza a reír, todos terminan riendo.

Si te gusto esta nota tal vez te interese esta sobre tecnología y fútbol.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Joel Vargas hace 2 meses, 1 semana.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Close