Ciencia y tecnologíaSociedad y cultura
Trending

Alimentos transgénicos: lo bueno, lo malo y lo incierto

Los transgénicos son aquellos organismos que poseen en su composición uno o varios genes diferentes de los que se les atribuyen en un principio.

Transgénicos
Jitomate modificado
Imagen: dribbble

Imaginemos, para entrar adecuadamente en el tema, un jitomate. Un jitomate ideal y fresco, de comercial: rojo intenso y redondez perfecta. Seguramente el jitomate que imaginamos la mayoría no difieren mucho entre sí, tan bonitos como se nos presentan a diario en pantalla: unos chulos jitomates transgénicos.

No todo lo que brilla es oro, y no todo lo apetecible es natural. En estos días donde todo es posible, probablemente nos hayamos encontrado con alguna fruta o verdura de aparente sanidad y perfección, tal como los anuncian en la tele.

Sin embargo, es igual de probable que esos alimentos de comercial no sean tan saludables como lo imaginamos, que sean transgénicos, mejor dicho.

Te puede interesar: IPN utiliza plátano macho para tratar el cáncer de colon

¿Qué son los transgénicos?

Los transgénicos, u Organismos Modificados Genéticamente (OMG) son aquellos organismos que poseen en su composición uno o varios genes diferentes de los que se les atribuyen en un principio mediante técnicas de biotecnología.

¿Y como para qué, o qué?

Pues el objetivo de los alimentos transgénicos es, según sus responsables, proporcionar a estos organismos cualidades especiales de las que carecerían.

Transgénicos o Omg
OMG
Imagen: dribbble

¿Y como para qué, o qué, entonces?

Pues, los mismos científicos responsables de tal procedimiento, aseguran que esto conlleva muchos beneficios, tales como protección frente a virus o herbicidas, mayor durabilidad y tamaño de los alimentos, capacidad de crecimiento en zonas estérile, así como la obtención de proteínas que antes no poseerían.

No obstante, existen muchas y muchos opositores a los OMG, quienes argumentan que no se ha podido comprobar que los alimentos transgénicos no generen consecuencias negativas en el organismo a largo plazo.

Te puede interesar: Ana María Olabuenaga: Heartdata. El Big Data de las emociones

Los mismos que aseguran que los alimentos transgénicos requieren de mutaciones de virus y hongos para contrarrestar sus nuevas defensas, sin mencionar que los pequeños agricultores resultan perjudicados debido a que las patentes de los OMG ese encentran en manos de sólo unas pocas multinacionales.

Además, según Greenpeace “hay informes científicos en los que se muestran evidencias de riesgos a la salud: alergias, aparición de nuevos tóxicos y otros efectos inesperados son algunos de los riesgos”.

Sin embargo, gracias que la información verídica –o por lo menos fidedigna– se encuentra en una constante y mítica lucha de bandos capitalistas, resulta difícil discriminar entre lo que es real y lo que no respecto al asunto de los transgénicos. Es un tema que, debido a intereses de cualquier índole, sigue tras una molesta cortina de humo.

Transgénicos
(OMG)
Imagen: dribbble.com

Así que, afortunadamente, el debate sigue abierto hasta ahora, tornándose más polémico año tras año.

Lo que sí se podría decir con certeza, es que los alimentos transgénicos ya pertenecen a nuestra realidad, sea como sea, y en muchos de los casos, a nuestra ingesta cotidiana, motivo por el cual, al menos, estamos obligados a informarnos.

Tipos de OMG

Los transgénicos se pueden clasificar en tres categorías:

  • Sustancias empleadas en tratamientos de animales con el objetivo de mejorar la producción; como las hormonas de crecimiento bovino que se utilizan para aumentar la producción de la leche.
  • Sustancias usadas en la industria alimentaria, obtenidas de microorganismos por técnicas de ADN recombinante; como la quimosina recombinante, utilizada para la fabricación de queso en algunas partes del mundo.
  • Animales transgénicos que segreguen en su leche una proteína humana o que tengan menor contenido de lactosa.

¿Como cuáles alimentos son transgénicos?

Si te interesa saber a qué sabe un transgénico, o si prefieres evitarlos, aquí se enlistan algunos de los alimentos que podrían, en el peor y más probable de los casos, haber sido modificados genéticamente:

  • Aceite de colza
  • Aceite de algodón
  • Aspartamo
  • Azúcar
  • Lácteos
  • Maíz
  • Soja
  • Calabacín y calabaza amarilla
  • Tomate negro
Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Este debate contiene 0 respuestas, tiene 1 mensaje y lo actualizó  Alan J. Vázquez Zárraga hace 4 semanas.

Debes estar registrado para responder a este debate.

Close