Ciencia y tecnología

Tres tecnologías que surgieron tras el sismo del #19S en y hoy usamos contra el COVID-19

En México, tras el sismo con magnitud de 7.1 en la escala de Richter de 2017, soluciones como geolocalización, tecnología térmica y apps son una clave para enfrentar nuevos retos como la pandemia.

Poco después del mediodía del 19 de septiembre de 2017, los estados de Morelos, Puebla, Estado de México, Ciudad de México, Guerrero y Oaxaca fueron sacudidos por un sismo magnitud 7.1 que dejó tras de sí más de 369 pérdidas humanas, inmuebles colapsados y una gran conmoción social. En gran medida, la sorpresa fue mayor porque ese día se conmemoraron los 32 años del terremoto de 1985.

“El sismo de hace tres años representó uno de los más grandes desafíos en materia de seguridad, coordinación de instituciones y principalmente el rescate, donde el uso de la tecnología fue fundamental, desde el uso de soluciones térmicas a plataformas de mapeo, geolocalización, robótica y redes sociales”

Alejandro López, Gerente Regional de Carbyne, empresa de soluciones para gestión de llamadas de emergencia en tiempo real.

Te presentamos 3 tecnologías que “debutaron” como aliadas en México durante el #19S, pero cuyo potencial aprovechamos ahora con mayor impacto ante alguna emergencia, crisis como la reciente pandemia de COVID-19 o desastres naturales:

Redes Sociales y apps de mensajería

Ante la falta de luz eléctrica u otros canales de comunicación, las Redes Sociales y aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp y Telegram se convirtieron en las vías para pedir ayuda, organizarse e intercambiar información. Google y Facebook, por ejemplo, activaron sus localizadores de personas; la primera muy básica, alimentada con data de los usuarios, mientras que la segunda le mostraba a las personas de un país que el usuario estaba bien o con sólo un botón enviaba un mensaje a alguien para saber cómo se encontraba, además de opciones como ofrecer refugio, trabajo voluntario o transporte para los afectados.

A tres años, estas soluciones se han diversificado y cada vez son más comunes, en el caso de Facebook, ante otros casos de sismos, huracanes, etc. Asimismo, a partir de ese año, Google sumó las alertas SOS para que la información de emergencia fuera más accesible durante un desastre natural o provocado por el hombre, las cuales están siendo claves durante la pandemia actual.

Geolocalización en tiempo real

Si bien hace tres años la geolocalización comenzó a figurar como herramienta útil durante las crisis, hoy en día esta posibilidad se encuentra presente en las llamadas de emergencia que los usuarios hacen al #911. Esto fue posible a partir de 2019, cuando Google, Amazon Web Services (AWS) y Carbyne se unieron en alianza para proveer el Servicio de Localización de Emergencias (ELS, por sus siglas en inglés) en México, a través de una puerta de enlace en la Nube de alta seguridad, en tiempo real, conocida hoy como “Plataforma Carbyne”. Esta permite localizar de manera instantánea y precisa a un ciudadano que llama al 911 desde su dispositivo Android, bajo su consentimiento.

Esta tecnología ha ayudado a localizar a personas extraviadas tanto en la montaña, como en el desierto, lo que representa una potencial herramienta de salvamento en caso de sismo con personas atrapadas. A través de esta solución gratuita para el ciudadano, que no requiere instalar ninguna aplicación adicional, solo el uso del dispositivo celular, ahora es posible ubicar a una persona en un radio de 3 metros en espacios exteriores y 10 metros en interiores, cuando antes ésta era de 3 kilómetros a la redonda.

 Lo que pocos conocen es que México es el líder mundial en el uso de esta tecnología, incluso por arriba de países de primer mundo como Reino Unido o Emiratos Árabes, en el último año son 18 estados quienes han tenido activo este servicio, aminorando el tiempo de atención de una llamada de emergencia, acelerando con ello el despacho de recursos necesarios acorde con el incidente.

Tecnología térmica

En 2017, el uso de cámaras térmicas fue crucial para detectar vida debajo de los edificios y casas colapsadas. Básicamente, estos dispositivos detectan las diferencias de temperatura ambiente, y generan imágenes a partir de la energía térmica en escenarios en los que incluso los ojos humanos no pueden, guiando a los equipos de búsqueda durante el rescate y técnicamente “viendo” a través de bloques, así como paredes en total oscuridad.

Actualmente, la tecnología térmica tiene un boom a partir de la reciente pandemia y de las medidas como parte de la Nueva Normalidad. Por ejemplo, el Metro de Ciudad de México emplea cámaras de videovigilancia térmicas para identificar personas con síntomas de COVID-19 y evitar que infecten a otros pasajeros. Lo mismo está ocurriendo en el Aeropuerto, así como en algunas empresas, pues en tan solo 2 segundos, estas cámaras detectan la temperatura corporal de 15 a 30 personas simultáneamente.

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar