Ciencia y tecnologíaSociedad y cultura

La violencia de género: la otra pandemia

El aislamiento social parece una solución para evitar la propagación de la pandemia pero también deja en evidencia que el hogar puede ser violento. Muchas mujeres están en cuarentena con su agresor, por lo que las respuestas al COVID-19 también deben incluir la gestión de la violencia de género. ¿Qué soluciones se pueden implementar?

LA OTRA PANDEMIA: VIOLENCIA CONTRA LAS MUJERES 

Para ONU Mujeres, el confinamiento ha puesto en el descubierto otra pandemia que avanza en las sombras: la violencia de género. Ya lo advirtió el Secretario General de la ONU, el aislamiento ha producido un aumento horroroso de la violencia doméstica. Junto con el maltrato, las mujeres y las niñas también están más expuestas a la violencia sexual. 

¿Por qué? ONU MUJERES explica que la cuarentena aviva la tensión y el estrés provocados por la crisis, refuerza el aislamiento de las mujeres con compañeros violentos y los refugios alcanzan rápidamente su máxima capacidad. La solución a la emergencia sanitaria mundial es la situación perfecta para ejercer un comportamiento controlador y dominante en casa y dificulta que los refugios puedan ofrecer una respuesta de ayuda adicional. 

Cada vez son más las llamadas en busca de ayuda en las líneas de atención y los refugios para la violencia doméstica.  Pero, incluso antes del virus, la violencia sexual y doméstica ya era una de las violaciones a los derechos humanos más preocupantes. 

Desde el año pasado, 243 millones de mujeres y niñas (de edades entre 15 y 49 años) de todo el mundo han sufrido violencia sexual o física por parte de un compañero sentimental. Pero con el avance del COVID-19 las probabilidades de que las mujeres sean violentadas son más altas. En América Latina, la casa puede ser el lugar más peligroso. El 77% de los delitos sexuales ocurre en las viviendas

En México, un país hostil hacia las mujeres, la cuarentena no detiene la violencia hacia las mujeres. A pesar del aislamiento los feminicidios no paran y demuestran que el hogar no es un lugar seguro. El caso de Ana Paola lo confirma. Además, ¿cuál es la suerte de millones de niñas y mujeres en un país donde los principales violadores son los familiares?

¿QUÉ MEDIDAS SE ESTÁN TOMANDO AL RESPECTO?

António Guterres ha instado a todos los gobiernos a prevenir y gestionar la violencia contra las mujeres como parte de sus planes nacionales para enfrentar la pandemia. ONU Mujeres urge a que el aumento de la violencia de género se soluciones junto con medidas integradas en el apoyo económico y paquetes de estímulo que reflejen las necesidades de las mujeres.

También te puede interesar: << #UnDíasinMujeres en el ecosistema de las start up >>

Muchos gobiernos ya están tomando medidas al respecto, sobre todo reforzando las líneas de ayuda telefónica o la atención online. ¿Estas medidas son suficientes? Por ejemplo, los refugios se esfuerzan por ayudar pero se encuentran al tope, pero su readaptación en el contexto de la pandemia es necesaria. 

En México ya está disponible el teléfono para las mujeres que necesitan ayuda pero algunas organizaciones han convocado a crear redes de apoyo y un plan intersectorial de contingencia para prevenir, controlar y minimizar la violencia  desde un enfoque de derechos humanos,de género e interculturalidad. 

Con la cuarentena se pone en evidencia la otra pandemia. Los casos de violencia contra las mujeres van en aumento, ¿qué soluciones se pueden implementar?
Imágen del Instituto de Mujeres de México

¿LA TECNOLOGÍA PUEDE SER LA SOLUCIÓN?

La tecnología ya se ha integrado en las respuestas para combatir la crisis del COVID-19 de múltiples maneras. En este caso, ¿la tecnología puede ser un aliado contra el machismo?

Por ahora, la Fundación Everis y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) han lanzado un reto para encontrar proyectos que prevengan, mitiguen y controlen el abuso, maltrato y violencia a los colectivos más vulnerables en América Latina y el Caribe. El blockchain podría ayudar en distintos ámbitos:

  1. La prevención: A partir de soluciones que geolocalización, registro de comportamientos violentos o detección de factores de riesgo.
  2. La actuación: Por ejemplo, el registro y notarización en línea, con validez legal. 
  3. Controlar la violencia: Con propuestas que permitan identificar a las víctimas y activar los protocolos de actuación correspondientes a sus niveles de vulnerabilidad. 
  4. El seguimiento de las víctimas a través de la activación de asistencia y atención integral online.                                             

Otra iniciativa es la de Twitter México que ofrecerá una línea de emergencia de  la violencia familiar para las mujeres en riesgo. Está línea tendrá un botón con el que la víctima o potencial víctima podrá llamar directamente a la Red Nacional de Refugios.

Facilitar la igualdad de género seguirá siendo un reto aún después de la pandemia. La violencia de género es una problemática de derechos humanos compleja, histórica y con distintas dimensiones. La tecnología no puede ser la única solución pero tal vez puede integrarse a otras medidas esenciales para poner fin a la violencia contra las mujeres. 

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close