Ciencia y tecnologíaEconomía y capitalEmprendimiento y negocios

Open banking: Un paso más hacia la inclusión financiera

La semana pasada, el Banco de México emitió las primeras reglas complementarias de la Ley Fintech sobre el open banking. Si se utilizan este tipo de herramientas, cada vez más usuarios acceden a más y nuevos productos y servicios financieros. Entonces, ¿México ahora está más cerca de la inclusión financiera?

La Ley Fintech

Para empezar, ¿qué es el open banking? De acuerdo con El Economista, “es un modelo para que las instituciones financieras intercambien información entre ellas, con el fin de generar productos adecuados a los usuarios y generar mayor competitividad”. 

Para ello, se utilizan las interfaces de programación de aplicación (APIs por su sigla en inglés) que son programas que permiten la comunicación entre sistemas informáticos. Al usar las API es más seguro obtener información porque se hace en un ambiente más controlado donde no es necesario que un tercero se meta en el sistema de la institución financiera que abre el acceso de datos de los clientes. Es decir, las API funcionan como un intermediario. 

La Ley Fintech contempla varios instrumentos tecnológicos de las fintech. El open banking es solo uno de ellos, pero también es el más importante. Gracias a la Ley Fintech, México es uno de los pocos países en tener un marco normativo para el open banking.

Gracias a las disposiciones secundarias de la Ley Fintech, las entidades del ecosistema financiero pueden compartir información a través de las API. Con las API “se detonarán soluciones innovadoras que faciliten a las personas el entendimiento de sus historiales crediticios”, dijo Jonathan Garzón, subdirector de Negocios de Cecoban

También te puede interesar: «Fintech mexicana, Flexio, gana Visa Everywhere Initiative en América Latina y el Caribe »

El Open Banking como instrumento para promover la inclusión financiera

Por ahora, México tiene un bajo nivel de acceso financiero. Las causas van desde la escasa inversión en infraestructura financiera hasta la insuficiente protección al consumidor generada por altos niveles de concentración y una regulación deficiente y la escasa educación en la materia.

El open banking podría ayudar a México a caminar hacia la inclusión financiera.  Con el desarrollo de las APIs, las empresas fintech pueden aumentar y mejorar su oferta de servicios y productos financieros. 

Con el modelo de open banking más usuarios se beneficiarán de más y mejores opciones de servicios financieros. Además, como punto a favor del open banking, los usuarios podrían estar más seguros sobre la protección de su información.

Pero, aún existen retos a afrontar. De acuerdo con un estudio realizado por el Open Data Institute, el open banking no puede ser exitoso en México, a menos que se mejore la infraestructura bancaria, se reduzca la fricción de los servicios de pagos digitales y el fraude, se adopten estándares técnicos en común y se colabore entre entidades para garantizar la sustentabilidad del modelo. 

Para incrementar la bancarización en México es necesaria la regulación, la difusión y la tecnología. Estos tres han obstaculizado la inclusión financiera, por lo cual la Ley Fintech podría ayudar a abatir el rezago en inclusión financiera y generar más competencia en el ecosistema financiero. 

¿Por qué es importante la inclusión financiera?

En palabras del Banco Mundial, “la inclusión es clave para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad”. De hecho, la inclusión financiera es un factor que propicia el desarrollo sostenible. 

En el mundo, los países que han avanzado en materia de inclusión financiera se lo deben tanto a la creación de un entorno normativo y reglamentario como a la competencia entre entidades para innovar y ampliar el acceso a servicios financieros. En este caso, la Ley Fintech y sus reglas complementarias pueden contribuir a la inclusión financiera. 

Pero, para que el open banking pueda tener los resultados esperados, también debe de aumentar el uso de la tecnología digital. En un país donde solo el 65.8% de la población total nacional son usuarios de internet, el open banking podría significar un avance para muchos pero también dejaría en el olvido a otros tantos. 

Etiquetas
Ver más

Artículos relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close